El contenido del acta de intervención es de hechos y no de dichos

1
1731

Tener un Estado Constitucional es el génesis para la existencia de un conjunto de leyes de paradigmas garantistas, las mismas que representan un modelo de derecho y de Estado de derecho que propone el aseguramiento de los derechos con base en una estructura de los ordenamientos jurídicos que tiene en lo más alto a la Carta Magna y a los derechos fundamentales reconocidos en los diferentes niveles nacionales e internacionales.

Ciertamente, es inimaginable que en un estado de paradigmas garantistas, la existencia de operadores de justicia cuyas actuaciones no se ajusten a las exigencias que ello implica, siendo inadmisible que estos tengan desconocimiento de los limites que poseen al momento de redactar un documento que servirá de base para que el estado pueda ejercer su ius puniendi.

Siendo ello así, los miembros de la Policía Nacional deben encontrarse preparados técnicamente para afrontar todo lo que implica ser un operador de justicia en el Perú, pues como ya lo mencionamos, al ser un Estado Constitucional, se encuentra lleno de leyes garantistas, que además de poner límites a quienes tienen que aplicarlas, exige formalidades en cada una de las actuaciones a desarrollar propias de la función policial.

Ahora bien, es de público conocimiento, que las escuelas de formación en la Institución Policial no brindan una preparación acorde a la realidad que hoy vivimos y a lo que la sociedad espera, sin embargo, existen denodados esfuerzos para que ello cambie; no obstante, no se viene enfatizando en lo que realmente es necesario en un país donde la impunidad campea, siendo un tema importante a tratar, la correcta formulación de la documentación propia de la función policial.

No es extraño para quienes forman parte de la Institución Policial, decir que el Policía se forma en la calle o como se dice en el argot policial “cuando estas donde las papas quemas”, coligiéndose de ello que nuestros policías cuentan con un aprendizaje basado en la practica y en la herencia del conocimiento de sus más antiguos; sin embargo, se carece de un conocimiento teórico relacionado a sus limites como operadores de justicia y las formalidades que deben observar en sus actuaciones.

Sirva entonces este artículo, para tratar sobre un error que vienen cometiendo los miembros de la institución policial al momento de redactar un acta de intervención, donde intentan plasmar la mayor información posible, consignando erróneamente en dicha acta, versiones de los participantes de la diligencia (intervenido, agraviado y/o testigos), quienes describen a su antojo y como mejor se les acomode, lo sucedido.

Ello en razón que un acta de intervención policial es un documento donde se no se autoriza al personal interviniente a consignar las declaraciones (versiones) de los participantes, pues esta diligencia (declaración) tiene sus propias formalidades establecidas que deben de ser respetadas para que se dé por válida, las mismas que se encuentran plasmadas en el Artículo 71° y 87° del Código Procesal Penal, que, para mayor ilustración, se desarrollan en el siguiente cuadro:

Asimismo, de conformidad a lo establecido en la Constitución Política del Estado (Art. 2°, Inc. 18, 19 y 24-e), que indica que el imputado tiene derecho a:

  • A mantener reserva sobre sus convicciones políticas, filosóficas, religiosas o de cualquier otra índole, así como a guardar el secreto profesional.
  • A usar su propio idioma ante cualquier autoridad mediante un intérprete.
  • A ser considerado (a) inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabilidad.

Sobre ello, la Institución Policial también cuenta con la Directiva para la intervención policial en delito flagrante[1],  la cual prevé que “En el acta se plasmará cómo se produjo el hecho materia de intervención, adjuntando las actas formulada.”, yelManual de Documentación Policial[2]  que conceptúa al acta como “La descripción detallada de una actuación o hecho relacionado con la función policial cuya finalidad es dejar constancia de lo acontecido (…)” (el énfasis es nuestro); es decir, indicar de manera clara y precisa el desarrollo de toda la intervención, describiendo cronológicamente los hechos sucedidos y las diligencias realizadas, sin consignar versiones de los presentes, lo cual se puede sintetizar en la frase “EL ACTA DE INTERVENCIÓN ES DE HECHOS Y NO DE DICHOS.

Ahora bien, en el año 2018 la Corte Superior de Justicia de Cusco
Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria en Adición al Juzgado de Investigación Preparatoria Especializado en Delitos Ambientales del Distrito Judicial del Cusco,emitió la Resolución N° 02 de fecha 22AGO2018, relacionada a la solicitud de tutela de derechos presentado por el abogado de un intervenido, por haberse quebrantado el derecho a la defensa de este último, al haberse consignado en el acta de intervención policial la versión del intervenido, por lo que se declaró fundada la solicitud de tutela de derechos y por consiguiente se excluyó a la referida acta policial del material probatorio para el proceso penal.

En ese sentido, es importante que los efectivos policiales al momento de proceder a redactar un acta de intervención policial, se limiten única y exclusivamente a plasmar lo correctamente establecido en el los dispositivos legales vigentes, limitándose a narrar hechos concretos y no excederse de sus funciones, consignado versiones de los presentes.


[1] Directiva N° 03-04-2016-DIRGEN-PNP/EMG-DIRASOPE-B3

[2] R.D. N°776-2016-DIRGEN/EMG-PNP Lima, 27JUL2016 – LIMA – PERÚ- 2016

1 Comentario

  1. Gran aporte. Como sugerencia seria bueno que tambien coloquen las directivas (no solo el numero) para poder seguir nutriendonos de conocimentos , la proxima vez que formule mi acta de intervencion tendre en cuenta lo leido y despejare mis dudas con la fiscal . Gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here